miércoles, 12 de mayo de 2010

TEATRO: DIVERSIÓN+CONCENTRACIÓN



Hacer teatro debería estar compuesto por una dosis de diversión y otra de concentración aplicable tanto al que actua como al que recibe la actuación.
Si el público bosteza y mira hacia otro lado algo está confundido. Si el actor sufre y se dispersa el organismo no funciona.
La disciplina actoral, la flexibilidad y el sentimiento pueden ser divertidos si el actor toma distancia y ve su actuación como un trabajo en el que su tiempo se debe convertir en algo grato, asi como hacer gratificante el tiempo a los otros, el público, del que también forma parte.
Conseguir estar concentrados y hacer que aquellos que vienen a vernos también lo estén en cada frase, cada movimiento, cada sensación es un reto al que tanto el actor como el escritor de teatro debería darle gran importancia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario